Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

¿Porqué los niños deberían de pasar las vacaciones de verano en los pueblos de sus abuelos?

Los pueblos de España se llenan de niños en verano y los niños de salud en estos parajes.

En España existen cientos de pueblos que son habitados por personas jubiladas, que han vivido muchos años en la ciudad mientras trabajaban, pero ahora que pueden elegir, prefieren vivir en un entorno libre de coches, sin prisas ni multitudes.

Todos ellos argumentan que vivir en la ciudad no es bueno para las personas y menos para los niños.

Y tienen razón en parte, tal y como ha confirmado un estudio científico de University of Southern California tras estudiar a más de 2.000 niños.

Se ha demostrado que vivir en la ciudad aumenta el riesgo de obesidad en los niños debido la contaminación del aire.

En el post de hoy te ofrecemos 7 consejos para prevenir la obesidad en los más pequeños.

La obesidad infantil es una de las enfermedades más preocupantes del momento y tiene mucho que ver con los hábitos que inculcamos a nuestros hijos y el ritmo de vida al que les sometemos. Pero, ¿cómo les afecta el entorno en el que vivimos?

El riesgo de sufrir obesidad en niños aumenta al vivir en la ciudad y respirar aire contaminado, por eso se aconseja el uso de purificadores de aire en el hogar.

Un estudio realizado en la University of Southern California ha concluido que la exposición temprana, antes del primer año de vida, a la contaminación del aire aumenta el riesgo de obesidad infantil.

En el punto de mira está, principalmente, la polución causada por el dióxido de nitrógeno, producido en gran parte por los motores que utilizan el diésel como combustible.

Para llegar a esta conclusión, se hizo un seguimiento a más de 2.000 niños en el sur de California.

 A los 10 años de edad, los pequeños que se habían expuesto de bebés a una alta contaminación pesaban de media un kilo más que aquellos que habían vivido en zonas con aire más limpio.

De esta forma, se sugiere que la contaminación del aire puede afectar al aumento de peso en los niños, Y que con el tiempo y los malos hábitos puede acabar desembocando en obesidad.

En esta investigación, además, se tuvieron en cuenta otros factores como el género, la etnia, la educación de los padres, etc.

Aunque este estudio no ha encontrado las causas detrás de este mayor riesgo de obesidad, Jennifer Kim, quien lideró las investigaciones, ha explicado que la clave está en el cerebro, en cómo regula el apetito y en los cambios en el metabolismo.

Los científicos de este estudio advierten del peligro de que los bebés pasen mucho tiempo junto a grandes carreteras por las que circulan muchos coches y aconsejan purificadores de aire en el hogar.

Durante los primeros meses de vida los bebés continúan desarrollando sistemas tan importantes como el inmunológico, por lo que parece que estar expuestos a altos niveles de contaminación pueden afectar a su salud presente y futura.

7 Consejos para luchar contra la obesidad infantil

Dado que cambiar el lugar de vivienda es muy complicado a veces para algunas familias, hay que tener en cuenta una serie de hábitos que permiten luchar contra la obesidad infantil.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera esta enfermedad como «uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI».

Y es que padecerla durante la infancia aumenta el riesgo de sufrir diabetes, artrosis, problemas cardiovasculares e, incluso, ciertos tipos de cáncer durante la edad adulta.

La clave para vencer el sobrepeso en los niños, que puede llegar a convertirse en obesidad, es cambiar el estilo de vida e introducir algunas mejoras externas.

De ahí que el apoyo y ayuda de los padres sea imprescindible para que los niños vivan de una manera más saludable.

Uno de los principales motivos por los que se produce el aumento de peso en los más pequeños es por el desequilibrio entre las calorías que se ingieren y las que se gastan.

Por lo tanto, es necesario vigilar la alimentación de los niños y las actividades físicas que realiza. También es muy importante vigilar la calidad del aire que respiran en casa.

Pasamos a detallar 7 consejos para luchar contra la obesidad infantil

1. Utiliza purificadores de aire en los lugares donde están tus hijos

Tus hijos podrán disfrutar de los beneficios de los iones negativos y del ozono.

Ambos ayudan a eliminar virus, bacterias y hongos patógenos, a una velocidad 3.000 veces superior que la lejía.

Además una de las principal características de los iones negativos, es que ayudan a reducir el índice de estrés y  producen una sensación de bienestar, tanto físico como psicológico.

2. Evita las comidas con grasas saturadas

Una dieta variada y sana ayuda al desarrollo tanto físico como intelectual de los niños. Los alimentos que le ofrezcamos deben aportarle todos los nutrientes que necesita: hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, grasas… Hay que limitar el consumo de grasas saturadas y azúcares. Además es aconsejable beber agua hidrogenada ya que las últimas investigaciones han demostrado que el hidrógeno acelera el metabolismo lipídico quemando la grasa y debilitando la síntesis de lipoproteínas.

3. Menos refrescos azucarados y más zumos naturales

A los niños les suelen gustar mucho, pero hay que controlar su ingesta porque su contenido en azúcares es muy alto. En lugar de estas bebidas, podemos ofrecer a los niños zumos naturales o agua.

4. Dales agua de calidad, invierte en una ósmosis de buena calidad

Con una ósmosis de buena calidad, como la de Hidrolux:

  • Conseguirás eliminar las impurezas del agua que llega a nuestra cocina (cal, cloro, plomo, bacterias, …)
  • Tendrás un excelente sabor y el olor desagradable del agua que bebemos.
  • Tus hijos beberán un agua pura y ligera mucho mejor para nuestra salud.
  • Disfrutarás de un agua de baja mineralización (perfecta para dietas pobres en sodio, problemas renales, retención de líquidos, …)
  • Enseñarás a tus hijos a ser Ecofriendly ya que el  agua es purificada directamente del grifo, evita comprar agua embotellada.
  • Podrás cocinar tus alimentos con agua pura y de excelente sabor.
  • Y por supuesto ahorraras mucho dinero al año.

Puedes ver las diferencias entre una ósmosis de buena y mala calidad

5. Apunta a tu hijo a algún deporte

Según la OMS, los niños entre 5 y 17 años necesitan, al menos, 60 minutos de actividad física al día.

No es necesario que la intensidad de este deporte sea muy alta, muchas veces es suficiente con sus juegos en el parque y en casa. Sin embargo, hay niños que necesitan un poco de ánimo para dejar los videojuegos y levantarse del sofá.

Apuntar a tu hijo actividades extraescolares relacionadas con algún deporte es una idea muy saludable y divertida.

6. Introduce pequeños gestos que cambiarán vuestra vida

En la salud, los pequeños gestos también cuentan. Te proponemos pequeños cambios en vuestras rutinas que permitirán que tanto tu hijo como tú os sintáis mejor.

En vez de usar el ascensor, subid andando las escaleras de casa; dentro de vuestras posibilidades, id andando al colegio; en vez de un bollo, ofrécele una pieza de fruta para el recreo; cocinad en familia para que tu hijo entienda qué está comiendo; etc.

7. Visita al pediatra con tu hijo

Si tu hijo sufre sobrepeso u obesidad infantil, debes llevarle a la consulta del pediatra.

Muchas veces los padres nos sentimos en la capacidad de solucionar todos los problemas de nuestro hijo. Sin embargo, la opinión del estudio de un experto en salud resulta imprescindible en estos casos.

En Hidrolux, disponemos de asesores expertos en salud que podrán guiarte y resolver todas tus dudas sobre el agua, aire y belleza.

Llámanos y verás como juntos seleccionaremos la mejor solución para toda tu familia.