Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Al igual que lo es alimentarse, hidratarse con agua de calidad también es fundamental para que el organismo funcione de manera correcta.

Cuando nuestro cuerpo recibe la cantidad y calidad de adecuada de agua adecuadas, mejora el sistema inmunitario. Si además se trata de agua hidrogenada el beneficio puede aumentar exponencialmente.

Nuestro sistema inmunitario, que incluye los glóbulos blancos y los ganglios linfáticos, nos ayuda como barrera de protección frente a las enfermedades.

El sistema inmunitario consta de distintas partes y todas ellas trabajan en sincronía para combatir a los agentes invasores, como los gérmenes. Lucha a diario para mantenernos protegidos y en buen estado de salud.

Beber la cantidad suficiente de agua de calidad ayuda a nuestro organismo a luchar contra enfermedades como la gripe, los sistemas víricos y contra los ataques al corazón. También contribuye de forma importante frente a otros problemas de salud como el reumatismo, la artritis, los cálculos renales, etc.

Los riñones son posiblemente el mejor ejemplo de esto. Cuanta más agua bebamos, mejor funcionan nuestros riñones en la eliminación a través de la micción de cualquier sustancia tóxica o de desecho no deseada, y de esta forma nuestro sistema inmunitario focaliza sus esfuerzos en otras partes del cuerpo.

El cerebro también gana con un aporte adecuado de agua. La hidratación regular produce melatonina, entre otros productos químicos, que le ayudará a dormir. Como ya está demostrado, no tener un sueño reparador puede ser un verdadero golpe para nuestro sistema inmunitario.

Otra forma en que el agua de calidad ayuda a mejorar nuestro sistema inmunitario es a través de la producción de linfa. Este líquido recorre por todo el cuerpo humano, con un trabajo muy simple: recoger bacterias del cuerpo y transportarlas a los ganglios linfáticos, donde esa bacteria se destruye como parásito no deseado.

El líquido linfático puede prevenir enfermedades extremadamente graves como la leucemia.

Además de esto, el agua ofrece una limpieza y depuración general de nuestro cuerpo. Cuanto más bebamos, más humectados tendremos nuestros ojos y boca. Esto evitará que cualquier agente potencialmente infeccioso penetre en nuestro cuerpo, además de ofrecer todo tipo de beneficios estéticos y prevenir la incomodidad que supone la sequedad de ojos y piel.

Si nos lavamos las manos con regularidad para mantenernos limpios, ¿por qué no hacer lo mismo con nuestros órganos internos?

Si deseas saber que otros aspectos pueden ayudarte a proteger tu sistema inmune, te recomendamos que leas el post: Cómo proteger tu sistema inmune

Ingesta de agua recomendada por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria

El agua constituye el 90% del cerebro, forma las lágrimas, la saliva, facilita la digestión, regula la temperatura, elimina sustancias por la orina, forma el 70% de los músculos, el 85% de la sangre, lubrica las articulaciones, es la sustancia más abundante en el cuerpo.

Respecto a la ingesta, un 20-30% del agua diaria incorporada al organismo proviene de los alimentos sólidos; mientras que el 70-80% restante entra en nuestro organismo mediante la ingesta de agua, aunque la variabilidad de estas cifras es importante en función de las poblaciones (hábitos alimenticios, edad, sexo…). En función también de esos parámetros, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y numerosos especialistas de la salud recomiendan consumir entre 2 y 3 litros de agua al día.

“Además de la cantidad, es muy importante la calidad del agua”, según afirma la Fundación Española de Nutrición. Si se utiliza una ósmosis de calidad, obtendremos agua de mineralización muy débil, que contendrá unas pequeñas cantidades de sus minerales esenciales como son: calcio, hierro, magnesio, yodo, zinc, potasio, sodio, fósforo y selenio” .

En Hidrolux entendemos que un agua de calidad debería reunir las siguientes características:

  • Estar libre de cualquier sustancia en suspensión o disuelta que pudiera perjudicarnos, y para ello lo que necesitamos es un buen sistema de ósmosis inversa de calidad; Si además es de flujo directo mucho mejor, por motivos higiénicos, de aprovechamiento de agua y de espacio en nuestra cocina.
  • Que tenga un alto potencial antioxidante y contenga al menos 800 ppb (partes por billón) de hidrógeno disuelto.
  • Que sea un agua vitalizada o de estructura molecular hexagonal, es decir con racimos de seis moléculas de agua. Se trata de devolver al agua su estado natural, tal cual se encuentra el agua del deshielo de un glaciar, un manantial… Hidrolux lo hace con un imán muy potente (la carga electromagnética del imán reestructura el agua) así como con la electrólisis de sus módulos de hidrogenación. Esto se aprecia con facilidad en la textura del agua al tocarla o beberla. El agua estructurada o vitalizada es más penetrante, más hidratante y más depurativa.
  • Que tenga un pH moderadamente alcalino (entre 7 y 8,5).

Hunza de Hidrolux ofrece al consumidor el agua ideal en tiempo real con las características descritas.

La ingesta recomendada de agua total

HombresIngesta de agua diaria/litros
9 a 13 años1,8
14 a 18 años2,6
19 a 70 años3,0
MujeresIngesta de agua diaria/litros
9 a 13 años1,6
14 a 18 años1,8
19 a 70 años2,2

Si el balance entre la ingesta de agua y las pérdidas es negativo, se produce la deshidratación. Con una pérdida del 1% del agua corporal total aparece la sensación de sed y está clínicamente demostrado que una disminución del 2% reduce el rendimiento y la función mental. La deshidratación aumenta el ritmo cardiaco y dificulta el mantenimiento de la presión arterial. Un 4% de pérdida es ya un claro factor de riesgo y la falta del 10-15% del agua corporal total puede causar la muerte.

Un mecanismo para mantener los niveles normales de hidratación es la sensación de sed que nos invita a ingerir líquidos.

La sed es, pues, el deseo de beber inducido por razones fisiológicas y conductuales resultantes de una deficiencia de agua que nos permite recuperar las pérdidas de fluidos durante cortos periodos de tiempo.

Cabe recordar que la sensación de sed ya es un una señal de aviso, que nos indica que la deshidratación ya se está empezando a producir.

Si deseas saber más sobre el agua únete al I Seminario de la escuela del agua y descubre sus secretos y beneficios de la mano de los mejores expertos del sector.