Tiempo estimado de lectura: 5 minutos

Según las primeras investigaciones respecto al COD-VID, los pacientes con un sistema inmunitario debilitado, como las personas inmunodeprimidas y las de mayor edad, son las que presentan una respuesta inmunológica más agresiva. (4)

Consejos para proteger nuestro sistema inmenu

Por lo tanto es importante tener un sistema inmune fuerte y equilibrado.

Vamos a ver qué factores pueden debilitar nuestro sistema inmunológico.

El estrés

Largos periodos de estrés pueden afectar a nuestro sistema inmune. El estrés hace que el cerebro aumente la producción de cortisol, una hormona que deteriora la función de las células que combaten las infecciones, explica el doctor John Spangler, profesor de medicina en el Wake Forest Baptist Medical Center en Carolina del Norte.

Para disminuir el estrés los psicólogos recomiendas varias pautas a seguir, de las que destacan:

  • Establecer una rutina diaria
  • No descuidar la alimentación
  • Evitar la sobreinformación.
  • Reservarse tiempos de ocio
  • Mantener una actitud positiva ante todo, ¡nada dura para siempre!

Tóxicos

Existe una supresión de la respuesta inmunológica cuando vivimos o trabajamos expuestos a agentes tóxicos.

Basta repasar algunas de las bases de datos que centralizan información sobre los estudios (1) que ligan sustancias químicas con daños vinculados a una inmuno supresión (caída de los niveles de células inmunitarias o de anticuerpos, alteración de la función celular, disminución de la respuesta inmune o de la resistencia a las infecciones o tumores,…) para percatarse de la gravedad del asunto.

Así, por ejemplo, sólo por hablar de algunas de las sustancias sobre las que existe más clara evidencia, cabe citar el benceno, las dioxinas, el aldicarb, benzopireno, carbamatos, clordano, clorpirifos, diclorvos, plomo, mercurio, pesticidas organoclorados, hidrocarburos aromáticos policíclicos, PCBs, PCDDs, pentaclorofenol, atrazina (2).

Para mejorar esto, podemos higienizar y desodorizar nuestra ropa y hogar con sistemas ecológicos de limpieza.

Vida sedentaria

Estar mucho tiempo sentado y no hacer ejercicio puede afectar la capacidad de nuestro organismo de luchar contra las infecciones. Eventualmente, la inactividad puede conducir a deteriorar las funciones de nuestro cuerpo, generando inflamación y otras enfermedades crónicas.

El NIMH ( Instituto Nacional de la Salud Mental) aconseja que 30 minutos diarios de ejercicio puede ayudar a mejorar el sistema inmune.

Dieta rica en grasas saturadas, azúcar y sal

Una dieta rica en grasas saturadas puede dañar a nuestro sistema inmune así como el exceso de azúcar y sal, que también puede tener efectos negativos, de acuerdo a una publicación del Junio del 2014 en el Nutrition Journal.

La obesidad afecta a nuestro sistema inmune, reduciendo de glóbulos blancos necesarios para combatir las infecciones. Una buena nutrición es esencial para un sistema inmune sano. Un déficit, pero también un exceso de nutrientes como vitaminas, hierro, minerales pueden afectar al correcto funcionamiento de éste.

Agua

SEIMC (Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica) afirma que:

Una buena alimentación también es clave ya que el contagio de las infecciones respiratorias depende en gran medida de la fortaleza del sistema inmunológico.(3)

Es clave tomar suficiente agua de calidad y combatir la deshidratación.

El agua es el líquido que más sustancias es capaz de disolver, es un disolvente universal. El 70% aproximadamente de nuestro cuerpo es agua, nuestras células están rodeadas de dicha agua (líquido extracelular) por ello tenemos que tener mucho cuidado con lo que está en contacto:

  • Tóxicos que se transmiten desde los plásticos de las botellas. Los más conocidos son el Bisphenol A, Ftalatos, Esbo, Antimonio, etc. La migración de dichos tóxicos al agua va depender de la cantidad de tiempo y de la temperatura de exposición a que esté expuesta la botella. Multitud de estudios científicos testifican el daño que pueden causar dichos tóxicos sobre el sistema inmune y cómo contribuyen a desarrollar multitud de enfermedades.
  • Trihalometanos en el agua del grifo. El estudio realizado por el ISGlobal destaca el importante aumento de los cánceres de vejiga en nuestro país, uno de los más altos de la Unión Europea,. En otros estudios también se comprobó el daño que producen los trihalometanos presentes en el agua sobre el sistema inmune, además de otras consecuencias para nuestra salud.
  • Resina de intercambio iónico. Muchas jarras de filtración de agua y sistemas de depuración de agua utilizan dichos productos químicos dentro de sus filtros, la principal función de dichas resinas es bajar la dureza del agua intercambiando los iones de magnesio y calcio por otros como el sodio o potasio. La  composición química de dichas resinas es el divinilbenceno (mezcla de benceno y estireno). Diferentes investigaciones científicas asocian estos materiales químicos a daños en el sistema inmune, varios tipos de cáncer, arritmias, asma, alteraciones en la visión, infertilidad femenina, etc. Referencia: «Hogar Sin Tóxicos de Carlos de Prada»

En Hidrolux disponemos de expertos en sistemas de tratamientos de agua, para disfrutar de agua purificada, alcalina, vitalizada e hidrogenada en tiempo real. ¡Consúltanos!

Contaminación

La contaminación ambiental es otro de los factores que puede disminuir nuestras defensas. Un estudio realizado por la Universidad de Stanford junto a la Universidad de California, ha demostrado que la exposición al aire contaminado disminuye la función de las células (Treg) encargadas de frenar la reacción del sistema inmune frente a agentes patógenos en el cuerpo.

La acumulación de toxinas del medioambiente también puede dañar al sistema inmunológico por generaciones, según una investigación realizada por especialistas.

https://www.youtube.com/watch?v=RLcbjym2gHU&t=19s

Acumulación de toxinas

Otro factor que altera el buen funcionamiento del sistema inmunitario es la acumulación de toxinas, provenientes del medio ambiente y del consumo de tabaco y alcohol, en el intestino, pieza clave del sistema inmunitario, lo que nos hace más propensos a sufrir infecciones y manifestaciones atópicas, como el asma o el eccema.

Falta de sueño

La falta de sueño provoca efectos negativos sobre la salud y especialmente sobre el sistema inmune. Hay una estrecha relación entre dormir y el sistema inmunológico, ya que la calidad del sueño es un factor importante para equilibrar el sistema inmune y para la producción de glóbulos blancos, encargados de proteger el organismo de gérmenes.

Dormir poco debilita el sistema inmunológico y nos estresa. Por la noche cuando dormimos es cuando se produce el proceso de reparación de nuestras células y la regeneración del cuerpo, así como las reservas de energía. Se recomienda dormir un mínimo de 7 a 8 horas diarias, aunque cada individuo es diferente y puede variar de una persona a otra.

La edad

A medida que envejecemos, el sistema inmunitario no responde tan bien y puede volverse más lento en su respuesta, aumentando el riesgo a enfermarse. Con el paso del tiempo hay menor cantidad de células inmunitarias en el cuerpo, por lo que sana más lentamente.

Higiene personal

El sistema inmunológico es la defensa natural de tu cuerpo ante virus, bacterias o cualquier otro factor que considere una amenaza para tu salud. Es muy importante mantenerlo sano e intentar reforzarlo, pues así estará preparado para atacar con ímpetu y a tiempo cualquier enfermedad que pueda afectarte.


En conclusión, es primordial cuidar de nuestro organismo llevando un estilo de vida saludable, con ejercicio y una dieta equilibrada. Un sistema inmune desequilibrado no es capaz de detectar y eliminar a tiempo células infectadas, lo que favorece la multiplicación de estos agentes y la infección de nuevas células, reduciendo así aún más la capacidad de nuestro sistema inmunitario para combatir estas infecciones.

Es por ello que es importante cuidar y potenciar nuestras defensas para disfrutar de un cuerpo fuerte sano y con energía.

Os dejamos algunas recomendaciones para mejorar las defensas de forma natural:

  • Seguir una dieta equilibrada, variada y basada en alimentos frescos y ricos en vitaminas y minerales. Beber agua de calidad y si es hidrogenada mucho mejor.
  • Evitar el consumo de tabaco, drogas, alcohol.
  • Realizar regularmente actividad física de intensidad moderada.
  • Dormir y descansar bien.
  • Reducir nuestros niveles de estrés.
  • Mantener una actitud optimista y equilibrada.

Te dejamos aquí un vídeo muy interesante que habla sobre qué podemos considerar que es agua de buena calidad

https://www.youtube.com/watch?v=hyCAR6M15cI

Llámanos y nuestro equipo de expertos en agua te aconsejará sobre la mejor solución para que tú y tu familia estéis bien hidratados.

Fuentes:

1: Immune suppresion. CHE Toxicant and Disease Database. The Collaborative on Health and the Environment

Otras fuentes: https://www.insst.es/documents/94886/161958/Cap%C3%ADtulo+33.+Toxicolog%C3%ADa
2: Fuente: Dana G. Smith en Medium.  Web: https://fundaciongaem.org/sistema-inmunitario-coronavirus/
3: http://isanidad.com/156883/seimc-elabora-un-decalogo-para-prevenir-el-covid-19-en-pacientes-inmunodeprimidos/
4: Coronavirus: Es fundamental el buen estado del sistema inmunológico – Instituto de Imno Oncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti.

https://www.youtube.com/watch?v=0NKXls0n7AA