Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Consigue tener más energía, reducir los niveles de estrés oxidativo, y ralentizar el envejecimiento

Desde hacer más de una década que se ha demostrado en multitud de estudios científicos que el hidrógeno molecular supone una revolución en materia de tratamientos antienvejecimiento.

Gracias a este gas, el más abundante y el elemento más pequeño que conocemos, vas a  poder activar el rejuvenecimiento de todas tus células y así lograr que su cuerpo vuelva rendir al máximo.

Ni siquiera los antioxidantes más potentes conocidos hasta la fecha te protegen por completo.

Sin duda conocerás que los radicales libres son las sustancias nocivas que se acumulan en el cuerpo y que producen estrés oxidativo, causante de innumerables daños en nuestras células, y en el ADN, que sufre lesiones y mutaciones que pueden resultar cancerígenas.

Aquí te mostramos un cuadro resumen de algunas de las enfermedades que provoca el stress oxidativo.

Los radicales libres pueden provocar que las células envejezcan de forma acelerada.

Cuando las células se degradan con rapidez, se desencadenan innumerables procesos que pueden acabar en problemas realmente serios: cáncer, enfermedades cardíacas, alzhéimer, envejecimiento prematuro de la piel, cataratas…

Los radicales libres son necesarios. El problema surge cuando se producen de forma excesiva o descontrolada, como por ejemplo al respirar aire contaminado, cargado de sustancias químicas o de humo del tabaco, por una alimentación demasiado poco saludable y rica en omega 6, y por el efecto de los rayos del sol, entre muchas otras fuentes.

Debemos tomar antioxidantes para controlar la exposición excesiva a los radicales libres

Según Bruce Maes, profesor de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de California en Berkeley, un ser humano sufre 100.000 lesiones oxidativas en el ADN de cada una de las células. Cada día se le producen 10.000 nuevas lesiones oxidativas en todo el cuerpo, como si sufriera un bombardeo continuo de radicales libres.

Para limitar la cantidad de radicales libres, los investigadores han demostrado que, además de las enzimas antioxidantes que el cuerpo produce de manera natural, conviene seguir una dieta rica en antioxidantes.

Por este motivo, los antioxidantes constituyen la base de todo tratamiento antienvejecimiento.

Es evidente que lo más recomendable siempre es ir a la causa y no a mitigar los daños causados. Es decir, que más que pretender seguir neutralizando con antioxidantes a los radicales libres, lo lógico sería que primero tratemos de controlar la formación de los radicales libres. Abordar el problema en su origen puede aumentar la efectividad de los antioxidantes que podamos tomar.

Por lo tanto, ante todo es lo lógico sería llevar una vida lo más saludable posible.

Para ello:

  • Controla la cantidad de alimento que se ingieren, y comer más despacio. Transcurren 20 minutos entre el momento en el que el estómago dice «basta» y el momento en el que el cerebro recibe ese mensaje.
  • Reduzca el consumo de café y alcohol, deje de fumar, y haga ejercicio moderado al aire libre.

¿Qué ocurre en las mitocondrias?

El oxígeno que absorbemos se quema en unos diminutos centros de producción de energía que se encuentran dentro de las células, a las que llamamos mitocondrias. A partir de la glucosa, las grasas y el oxígeno, las mitocondrias producen la energía que necesita la célula para funcionar.

Si nuestras mitocondrias funcionan de forma correcta, éstas expulsan los radicales libres en forma de residuos.

En edades tempranas contamos con la mayor cantidad de mitocondrias (unas 2.000-2.500 por célula). Aunque esta cifra no sólo dependerá de nuestra edad, sino también de las necesidades energéticas de cada tipo de célula (p. ej. una célula muscular requiere una gran cantidad de energía).

Con la edad, el número de mitocondrias en nuestras células se ve reducido progresivamente, y éstas son menos eficaces y producen más residuos (radicales libres), que a su vez provocan lesiones en el ADN de las mitocondrias, generando un proceso degenerativo cada vez más acentuado, que viene reflejado en unos menores niveles de energía y vitalidad.

El poder antioxidante del H2

El H2 o Hidrógeno Molecular tiene la capacidad de proteger sus mitocondrias, pues es el antioxidante de menor tamaño (y por lo tanto puede atravesar cualquier membrana) y más efectivo que se conoce, capaz de aportar o donar una gran cantidad de electrones con los que neutralizar a los radicales libres que dañan a nuestras mitocondrias. Por lo tanto el H2 se presenta como un aliado perfecto para proteger nuestro ADN mitocondrial.

El H2 también tiene la particularidad de reactivar la biogénesis mitocondrial, es decir, hacer crecer el número de mitocondrias, mimetizando los efectos beneficiosos del ayuno.

Prevenga el deterioro de sus funciones mentales

Según algunos interesantes estudios publicados el H2 también podría ser eficaz en la lucha contra los problemas neurodegenerativos ligados a la edad.

Dado que el H2 es la molécula más pequeña presente en la naturaleza, puede atravesar con sorprendente facilidad la barrera hematoencefálica que protege nuestro cerebro. Por este motivo puede resultar tan efectivo protegiendo a las células del cerebro contra los daños oxidativos y la neurotoxicidad, mejorando las funciones mentales, y pudiendo resultar efectivo frente a enfermedades como el Parkinson.

Hay que tener en cuenta que los mencionados arriba son algunos ejemplos en los que el H2 puede resultar de gran ayuda, dado que existen más de 1.000 estudios publicados sobre su potencial terapéutico, tanto inhalado como gas, como inyectado a través de una solución salina, o bebido disuelto en agua. De todas estas formas de administración del H2, la última sería la más práctica y económica, ya que todos bebemos agua a diario, y el H2 no altera el sabor del agua.

Para que usted pueda producirse su propia agua enriquecida en hidrógeno existen los hidrogenadores de agua, con opciones desde portátiles, como instalados debajo del fregadero de su cocina, o dentro de una fuente de agua fria. Si desea conocer en detalle todas estas opciones, puede encontrar más información en la web de la empresa de referencia en este ámbito en nuestro país: hidrolux.com