Ionizadores de aire
Ionizadores

Beneficios de los iones negativos

  • Importantes para paliar afecciones tales como el dolor de cabeza, tendencia a la depresión, irritabilidad, insomnio y otros malestares.
  • Ayudan a reducir el índice de estrés.
  • Favorecen el relax, el equilibrio, despejan la mente, levantan el ánimo y producen una sensación de bienestar, tanto físico como psicológico.
  • Los ionizadores de aire, además, purifican el aire de bacterias, humo, polen, polvo y otras partículas que irritan las vías respiratorias.

Beneficios del ozono

El ozono es un excelente germicida, capaz de eliminar multitud de virus, bacterias y hongos patógenos, a una velocidad 3.000 veces superior que la lejía.

Generalmente se desaconseja que el ambiente exceda de una concentración de 0,05ppm (concentración en partes por millón en el aire). Nuestros dispositivos producen tan solo (0,02 ppm), de tal manera que esterilizan el ambiente sin irritar las vías respiratorias y sin que las estancias donde los tengamos conectados huelan a ozono.

Purificación, ionización y esterilización del aire

Especialmente recomendados para personas con alergias, asma, defensas muy bajas y fumadores.

Además, eliminan los malos olores y purifican el aire contaminado en espacios interiores.

La ionización del aire es ideal para ambientes cerrados donde se puedan acumular gérmenes, virus, bacterias, malos olores y iones positivos.

Funcionamiento de los ionizadores de Hidrolux

Emiten al aire una gran cantidad de iones negativos (4 millones/cc de aire) y una pequeña cantidad de ozono (0,02ppb) de forma sutil pero constante. De esta manera conseguimos que, de forma progresiva, el aire de la estancia donde se encuentren conectados se purifique, no huela mal y sea mucho más saludable gracias a los iones negativos producidos.

Y todo ello sin ruidos ni olores fuertes, con un bajísimo consumo eléctrico y sin filtros (sin necesidad de repuestos o consumibles).

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LA IONIZACIÓN DEL AIRE

Los equipos eléctricos de nuestro hogar y centro de trabajo, como los ordenadores, las TV, los equipos de aire acondicionado… destruyen los iones negativos (beneficiosos) y consiguen que en el aire proliferen iones positivos (perjudiciales). Esto provoca que el ambiente se torne asfixiante. La carga eléctrica de los iones positivos afecta a nuestra salud y a nuestro estado anímico, provocando dolores de cabeza, tendencia a la depresión, irritabilidad, insomnio, migrañas, malestar general, así como agravando ciertas enfermedades respiratorias como bronquitis, catarros, asma y fiebre del heno.

El Dr. Sulman de la Universidad Hebrea de Jerusalén aseveró que “aunque el exceso de iones positivos en el aire afecta a todas las personas, hay una cuarta parte de la humanidad que es extraordinariamente sensible a su influencia, afectando sobre todo a los sistemas respiratorio, nervioso y hormonal”.

Según las investigaciones del Dr. A. Krueger de la Universidad de Berkeley en California, el exceso de iones positivos provoca un aumento de producción de serotonina en los mamíferos, la cual produce hiperactividad, que más tarde desemboca en estados de agotamiento, ansiedad y depresión.

Los iones negativos favorecen el relax, el equilibrio, despejan la mente, levantan el ánimo y producen una sensación de bienestar tanto físico como psicológico.

Los ionizadores de aire, además, purifican el aire de bacterias, humo, polen, polvo y otras partículas que irritan las vías respiratorias.

Además, puede resultarle particularmente útil mientras conduce dado que le ayudará a disminuir el cansancio, la somnolencia y la irritabilidad, aumentando sus reflejos.

El ozono es un excelente germicida, capaz de eliminar multitud de virus, bacterias y hongos patógenos, a una velocidad 3.000 veces superior que la lejía.

Generalmente se desaconseja que el ambiente exceda de una concentración de 0,05ppm (concentración en partes por millón en el aire). Nuestros dispositivos producen tan sólo (0,02 ppm), de tal manera que esterilizan el ambiente sin irritar las vías respiratorias y sin que las estancias donde los tengamos enchufados huelan a ozono.

En modo Min (mínimo), dado que funciona de una forma suave e ininterrumpida sus efectos pueden empezar a percibirse al cabo de unas horas. Sin embargo, en el modo Max (máximo), actúa muy rápido, fulminando los malos olores en tan solo unos minutos.

Es ideal para su uso en dormitorios, habitaciones de estudio, baños, cocinas, oficinas, consultas de médicos y terapeutas, aulas… y, en general, para cualquier ambiente cerrado donde se puedan acumular gérmenes, virus, bacterias, malos olores y iones positivos. Se recomienda para estancias de hasta 50m2.

Emiten al aire una gran cantidad de iones negativos (4 millones/cc de aire) y una pequeña cantidad de ozono (0,02ppm) de forma sutil pero constante. De esta manera conseguimos que, de forma progresiva, el aire de la estancia donde se encuentren conectados se purifique, no huela mal y sea mucho más saludable gracias a los iones negativos producidos. Y todo ello sin ruidos ni olores fuertes, con un bajísimo consumo eléctrico y sin filtros (sin necesidad de repuestos o consumibles).

Se aconseja limpiar los dispositivos una vez cada 15 días.

Desenchufamos el dispositivo, desmontamos el arco superior tirando de él, y lo sumergimos agitándolo ligeramente en agua tibia con jabón neutro para que se desprendan las partículas de suciedad. Lo dejamos secar unas horas, ensamblamos nuevamente el arco al cuerpo del dispositivo, lo enchufamos a una toma de corriente y listo.

Sin filtros ni coste de mantenimiento.

1,5 vatios. Es el equivalente a unos 2€ al año en energía eléctrica si lo mantenemos permanentemente encendido.

24 horas, 365 días al año.

Cuenta con dos modos de uso. En función de las necesidades de cada momento y lugar podrá escogerse uno de ellos simplemente girando con los dedos el anillo del cuerpo principal del dispositivo.

En Corea del Sur. Hidrolux es el importador exclusivo para España.

2 años de garantía contra todo defecto de fabricación. La garantía incluye los portes en todo el territorio español.