¿Es lo mismo un ionizador/alcalinizador de agua que un hidrogenador de agua?

Cada vez con más frecuencia nos trasladan esta pregunta. También nos preguntan ¿cuáles son las diferencias entre un ionizador/alcalinizador de agua y un hidrogenador de agua? Y es normal que surjan estas dudas dado que quienes hasta ahora ofrecían ionizadores de agua ahora, a esos mismos equipos, también les añaden el atributo de hidrogenador, cuando en realidad no lo son. Luego veremos por qué.

Lo primero que debemos decir es que un ionizador y un hidrogenador son equipos diferentes concebidos para producir cambios diferentes en el agua. Y el motivo es bastante sencillo de explicar. Para los que nos dedicamos a seleccionar y ofrecer este tipo de tecnologías sus diferencias son muy notables.

Es como si le preguntásemos a un mecánico si un coche y una motocicleta son lo mismo puesto que ambos funcionan con un motor de combustión. Pues al igual que tanto las prestaciones como el uso que solemos hacer de cada uno de ellos son totalmente diferentes, lo mismo ocurre entre un hidrogenador y un ionizador de agua.

Ambos utilizan la electrólisis como tecnología para tratar el agua. Pero los resultados finales obtenidos tras la electrólisis son totalmente diferentes porque cada uno fueron concebidos y diseñados para conseguir unos cambios diferentes en el agua.

Principales diferencias entre un ionizador y un hidrogenador de agua:

 

HIDROGENADOR IONIZADOR
No altera el pH Modifica el pH
No desecha agua Desecha agua
Bajo fregadero o sobre bancada Sobre bancada
ORP muy negativo ORP muy negativo
Vitaliza Microestructura
Separa H2 del resto de gases Separa minerales y parte de los gases
Con cualquier contenido mineral Necesita agua con minerales
Gran cantidad de H2 Poca cantidad de H2

 

El hidrogenador no altera el pH del agua.

Un hidrogenador transforma el agua en aspectos tan importantes como lo son su potencial RedOx (muy antioxidante) y el contenido de hidrógeno, pero no altera el pH del agua durante el proceso. Por lo tanto, podemos hidrogenar agua con cualquier pH y el valor de su pH resultante será prácticamente el mismo.

Si deseamos beber agua hidrogenada alcalina, tan sólo tendremos que hidrogenar agua alcalina (por ejemplo alcalinizándola con la jarra alcalina Alkaplus de Hidrolux), o adquirir un hidrogenador con un filtro remineralizador alcalino. Tan sencillo como eso.

Por el contrario, la función principal de un ionizador alcalinizador de agua es proporcionarnos agua con distintos grados de alcalinidad o de acidez, según se desee.

El hidrogenador no desecha agua.

Dado que al enriquecer el agua con hidrógeno no separamos los minerales que esta contiene, y por ello no alteramos su pH, con un ionizador sí necesitaremos separar los minerales alcalinos de los ácidos para cambiar su pH. Por lo tanto, cuando queramos obtener agua alcalina el ionizador desechará el agua ácida, y viceversa.

Ello implica que deberemos tener un tubo que vaya desde el ionizador hasta el fregadero, lo cual nos limita la ubicación del equipo y no queda muy estético.

El hidrogenador puede tener diferentes ubicaciones.

Podremos adquirir hidrogenadores portátiles (con batería recargable, por ejemplo, el modelo Paino de Hidrolux), de sobremesa (sin ningún tipo de instalación, por ejemplo, Premium GW), para instalar bajo el fregadero a continuación de un equipo de ósmosis inversa (por ejemplo Modelo Water Server).

Lo más recomendable para zonas de aguas duras) o sobre la bancada en cualquier lugar de la cocina (por ejemplo Modelo Sumisu. Ideal para zonas con aguas blandas).

 

diferentes tipos de hidrogenadores de agua

Sin embargo, los ionizadores suelen requerir su instalación sobre la bancada de la cocina, al lado del fregadero, conectados al grifo principal de la cocina (toma de agua).

El hidrogenador proporciona niveles muy negativos de ORP.

Un hidrogenador de calidad siempre nos proporcionará agua con un potencial Red-Ox muy negativo, mientras que un ionizador lo hará cuando seleccionemos agua muy alcalina.

Ambos equipos vitalizan, revitalizan o micro-estructuran.

En definitiva se trata de lo mismo pero con distintos nombres. Se trata de obtener agua de racimos más pequeños con forma hexagonal mediante el proceso de electrólisis.

Los equipos de hidrogenación más avanzados lo hacen doblemente incorporando además un vitalizador con imanes o “water cluster activator” (WCA) según su nombre original en inglés (los modelos Water Server y Sumisu de Hidrolux son los únicos que incorporan un WCA).

Hay que tener en cuenta que la prueba que se suele hacer con infusiones de té para demostrar la microestructuración del agua no es correcta. Lo que realmente produce la liberación del color de la planta es el elevado pH del agua que se utiliza para dicha demostración.

Este hecho es muy fácil de demostrar al ver que obtenemos los mismos resultados con agua de una jarra alcalina (por ejemplo jarra Alkaplus).

Diferentes membranas de separación.

Los hidrogenadores de calidad cuentan con una membrana de intercambio de protones o “proton Exchange membrane” (PEM), que separa el hidrógeno y desecha el resto de gases producidos durante el proceso de electrólisis (oxígeno, ozono, etc).

Por el contrario, los ionizadores cuentan con membranas de separación de minerales o electrolitos, las cuales de forma indirecta separan parte de los gases.

El contenido mineral de las aguas.

Por el motivo anterior, un auténtico hidrogenador puede tratar y enriquecer, con un alto contenido de hidrógeno, agua con cualquier contenido mineral, desde agua destilada hasta agua con elevada mineralización o dureza.

Por el contrario un ionizador para su correcto funcionamiento requiere que el agua contenga cierta cantidad de mineral. Normalmente suelen dar resultados decepcionantes con aguas procedentes de un equipo de ósmosis inversa. Recordemos que en zonas de aguas duras o muy duras suele requerirse un equipo de ósmosis inversa para filtrarla correctamente.

Y por este motivo, cuando se instalan ionizadores de agua directamente al grifo en zonas de aguas duras, las placas de electrólisis de estos suelen recubrirse con facilidad de minerales (fundamentalmente de cal) con la consecuente caída de su rendimiento.

Diferentes cantidades obtenidas de hidrógeno molecular.

Un hidrogenador de calidad enriquecerá el agua con un elevado contenido de hidrógeno molecular (H2) disuelto. Dicha cantidad suele ser de entre 900ppb y 1400ppb.

Por el contrario, con un ionizador cuando seleccionamos la opción de agua alcalina (pH 9-9,5) neutra o ácida, el contenido de H2 disuelto es bajo o 0, según el caso. Únicamente cuando seleccionamos agua super-alcalina (pH 10-11), y normalmente reduciendo el caudal de salida de agua, nos proporcionará un elevado contenido de H2, pero dicha agua suele tener un sabor desagradable y se desaconseja para beber.

Debemos tener claro que los valores de ORP (potencial Red-Ox) y de contenido de H2 no son lo mismo.

El valor de ORP viene determinado por el pH y por el contenido de H2. Por lo tanto, para saber cual es el contenido real de H2 deberemos emplear un medidor de H2 y no uno de ORP.

Por este motivo, dado que un auténtico hidrogenador no altera el pH del agua, la variación en el valor del ORP vendrá determinada únicamente por la adición del H2 al agua, y por lo tanto un valor de ORP muy negativo será un indicador fiable de que el agua contiene un elevado contenido de H2. Sin embargo, no ocurrirá lo mismo con un ionizador dado que este sí altera el pH del agua, y para medir su efectividad en cuanto a su aportación de H2 al agua siempre deberemos emplear un medidor de H2.

Una vez vistas cuales son las diferencias más notables entre ambos equipos, vamos a ver cuales son los motivos por los que la mayoría de empresas que ofrecen equipos de ionización/alcalinización de agua, también los suelen tildar de hidrogenadores de agua, cuando es evidente que no lo son, dado que esa no es su función principal.

Durante bastantes años, muchos investigadores informaron sobre los beneficios de la utilización de los ionizadores alcalinizadores de agua, cuya tecnología se desarrolló en Japón hace más de 30 años, y se optimizó para producir agua alcalina, no agua hidrogenada.

Pero en los años 2007-2010 gran parte de dichos científicos e investigadores entendieron que la mayor parte de las propiedades terapéuticas del agua producida por estos equipos se debía al gas hidrógeno que estos aportaban al agua. Los equipos de hidrogenación de agua por electrólisis son una evolución de la ionización. Se trata de la siguiente generación, desarrollada con el objeto de conseguir el máximo rendimiento en cuanto a contenido de H2 disuelto, sin alterar el pH del agua, evitando así la polémica que existe tanto en Japón como en Corea del Sur sobre el pH que debe tener el agua que bebemos.

Desde hace algún tiempo, en Corea (cuna de la manufactura de los ionizadores e hidrogenadores de agua) ya no se permite la venta de agua embotellada con un pH muy alcalino.

El científico y profesor Dr. Kyu-Jae LEE, M.D., PhD., (Wonju College of Medicine, Yonsei University) (http://www.molecularhydrogenfoundation.org/board/drkyu-jae-lee/) fue pionero en la investigación del agua ionizada en la década de los 90. Actualmente también preside la Korean Water Society.

El Dr. Lee recientemente declaró lo siguiente:

“Hace unos 17 años empecé a estudiar el agua ionizada alcalina y publiqué artículos científicos sobre sus efectos antioxidantes, anticancerígenos y antidiabéticos, pero realmente no entendía por qué funcionaba. Era difícil de creer”.” “Tras una investigación posterior, ahora he confirmado que los beneficios del agua alcalina ionizada se atribuyen al gas de hidrógeno producido durante la electrólisis.”

Por todos los motivos expuestos anteriormente, no es de extrañar que exista tanta confusión a este respecto. Esperamos haber ayudado a disipar las dudas.

Si deseas profundizar en aspectos más técnicos sobre este tema te recomiendo que leas esta página: http://www.molecularhydrogenfoundation.org/water-ionizersand-hydrogen-water-generators/

7 marzo, 2018|
Newsletter Powered By : XYZScripts.com