Tiempo estimado de lectura: 6 minutos

El verano es la época del año donde más agua se bebe. El exceso de sudoración y su consecuente deshidratación por el calor hace que necesitemos reponer los niveles de líquidos perdidos, normalmente sintiéndolo con la llamada de la sed.

Se recomienda en general un consumo de agua de 3 litros al día para varones y de 2,2 litros diarios para mujeres.

En verano, debido al calor, aumenta la sudoración, lo que repercute en una mayor necesidad de reemplazo de líquidos corporales.

Las altas temperaturas, junto con el hecho de que se incrementa la actividad física al aire libre, hace necesaria una mayor atención y cuidado con la ingesta de agua. Y es muy importante para evitar los famosos “golpes de calor”.

Además el agua aporta muchos otros beneficios que puedes descubrir en I Seminario de la escuela del agua: «Descubre sus secretos y beneficios».

La mitad de los españoles bebe poca agua

Casi la mitad de la población española tiene un nivel de hidratación insuficiente, según el Barómetro de la Hidratación y la Ingesta de Agua  (BAHIA). Apenas bebemos agua en tres momentos del día.

El informe BAHIA, se realizó a más de 6.500 individuos representativos de la población española por la SEN.

Si analizamos la ingesta según la cantidad, actualmente en España el consumo de agua se limita tan sólo a tres momentos claves del día.

Estas tres ocasiones de ingesta de agua al día coinciden con las tres principales comidas, el desayuno, la comida y la cena, limitando así el acto de beber al de comer.

BAHIA  revela que consumimos como promedio unos 500 mililitros en cada ocasión, siendo el hogar (en un 99%) y el trabajo (en un 67%), dos de los principales contextos de consumo.

Tan sólo un 20% de los participantes en el estudio aseguró consumir líquidos en bares y restaurantes.

La deshidratación en personas mayores

Las personas mayores tienen atenuada la sensación de sed, pueden beber menos agua y líquidos y producirse una deshidratación más fácilmente. Y uno de los síntomas del anciano deshidratado es la fatiga o cansancio. La falta de agua en la sangre produce una bajada de tensión que a su vez ocasiona este síntoma.

Las consecuencias de la deshidratación en personas mayores dependen de su severidad. Se asocia importante a un índice creciente de hospitalización y de mortalidad.

La deshidratación causa un aumento doble en tasa de mortalidad en pacientes del recorrido.

Incluso la deshidratación suave se relaciona importante con la debilitación de la memoria, la falta de atención y de concentración, y el tiempo de reacción reducido. Puede también aumentar sensaciones del agotamiento así como del riesgo de caídas.

Las personas mayores con la deshidratación son también propensas desarrollan los dolores de la presión (daño de la piel después de tirante en una actitud por un período prolongado) y otras complicaciones de la piel, tales como piel seca o que pica.

Puesto que la hidración apropiada es importante para el riñón normal que funciona, la deshidratación se conecta a menudo a las infecciones y a los daños serios del riñón. La hidración inadecuada puede causar el estreñimiento severo también.

Beber agua y cuidar nuestra salud, también en el trabajo

El consumo diario de agua recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de, como mínimo, dos litros, de los cuales una buena parte la consumimos a lo largo de la jornada laboral.

En el puesto de trabajo hay que cuidarse, debido a las horas que se invierten trabajando y a que la capacidad de concentración puede reducirse si no estamos convenientemente hidratados.

Cualquiera que sea el puesto de trabajo que se realice, represente un gran esfuerzo físico o no, debemos acordarnos de ir bebiendo agua cada cierto tiempo para llegar al consumo saludable óptimo.

Ahora, con la llegada del verano y las altas temperaturas es todavía más importante hidratar el cuerpo y se recomienda aumentar la cantidad de agua que se ingiere.

En Hidrolux disponemos de fuentes para empresas de última tecnología.

Tanto el estudio Hidratación, hidratación, hidratación publicado por la Oxford University Press como el Barómetro de la Hidratación y la Ingesta de Agua (BAHIA) desarrollado por la Sociedad Española de Nefrología (SEN) han demostrado la existencia de niveles de hidratación alarmantemente bajos en el ámbito laboral.

En este sentido, el experto y profesor Josep A. Tur Marí, Catedrático de Fisiología de la Salud de la Universitat de les Illes Balears declaraba que “sufrir deshidratación en el lugar de trabajo implicará una pérdida de concentración, un menor rendimiento cognitivo e incluso, aumentará el riesgo de poder sufrir accidentes laborales”.

Trucos sencillos para beber más agua.

Consumir agua hidrogenada, es más hidratante y saludable.

El hidrógeno es el antioxidante más efectivo, el de menor tamaño, y el más abundante y económico.

Es la molécula más pequeña que existe: penetra a través de los vasos sanguíneos, la barrera hematoencefálica y las paredes de las células hasta llegar al núcleo. Por ello neutraliza los radicales libres más rápidamente y eficientemente que el resto de antioxidantes.

Es capaz de atrapar los radicales libres que nos oxidan, protegiendo nuestros genes. A diferencia de otros antioxidantes, el hidrógeno es capaz de introducirse en las células y proteger nuestro ADN.

Elimina selectivamente los radicales libres más nocivos: los radicales hidroxilo.

Beber agua después del café

Siempre que tomes un café, acompáñalo luego de un buen vaso de agua. ¿Por qué? El café hace que el cuerpo segregue gastrina y el exceso de esta hormona puede llegar a provocar úlcera o gastritis.

El agua fría tomada tras el café frena esta secreción.  

Beber dos vasos con cada comida

Si bebes un vaso antes y otro después del desayuno, la comida y la cena, solo te quedarán dos o tres vasos para completar tus necesidades diarias. Además te ayudará a sentirte llena y a mantener bajo control el peso, tal y como afirma un estudio de la Universidad de Birmingham.

Y si eres de las que creen que beber durante la comida es malo, recuerda que el agua no diluye los jugos gástricos. Se trata de un mito. Al contrario, beber en las comidas (o antes o después) facilita la asimilación de nutrientes. 

Comprar una buena botella reutilizable

Ligera, rellenable y con un buen cierre, para que la puedas llevar siempre encima. Elige un modelo de acero libre de bisfenol A (esta sustancia altera el sistema endocrino y se encuentra en muchos envases de plástico).

En Hidrolux disponemos de una botella exclusiva perfecta para la vida cotidiana o para llevarla a cualquier lugar: senderismo, playa, camping, gimnasio, colegio y lugar de trabajo.

¿Qué te aporta la botella Hidrolux?

  • Las Bebidas calientes (12h)
  • Las Bebidas frías (24h)
  • El H2 del agua hidrogenada (48h)
  • Con recubrimiento resistente a las ralladuras y antideslizante.
  • No altera el sabor original del agua.
  • Muy ligera.
  • Con práctico cordón para colgar y transportar.
  • Con la flor de la vida grabada en la base de la botella.
  • Bonito diseño y exclusividad.
  • Doble capa de acero inoxidable grado alimentario.

Beber agua como rutina

Adopta la rutina de tomar un vaso de agua cada vez que pases de una actividad a otra: antes de salir de casa, al empezar a trabajar, en la pausa, al regresar… Y para que te sea más fácil utiliza el truco del post-it. Dibuja ocho casillas en un papelito a la vista y marca una cruz cada vez que bebas un vaso.

Poner una alarma en el móvil como recordatorio

Puedes controlar tu ritmo bebiendo si programas la alarma de tu móvil para que te avise cada dos horas. Existen varias app que te ayudan a beber la cantidad adecuada.

Las mejor valoradas son Water your body e Hydro (en español)

Aprovechar las visitas al baño

Puedes utilizar tu propio cuerpo como señal de que es el momento de tomar otro vaso de agua. Por ejemplo, inmediatamente después de ir al baño intenta beber un vaso.

Y también… antes de empezar a cocinar, toma un vaso de agua. Así alejarás la tentación de picotear.

Diluir los zumos y darles chispa

Los zumos contienen demasiado azúcar como para tomar vasos enteros. Dilúyelos en una cantidad equivalente o mayor de agua. También puedes pelar naranjas, limas y limones, cortarlos en cubitos y congelarlos.

Luego ponlos en vasos de agua como si fueran hielos. Te refrescarán, darán sabor al agua y te ayudarán a consumir más frutas (¡cómetelos al final!).  

Añadir picante a las comidas

Una pizca de picante hará que aumentes tu consumo de agua sin pensarlo para apagar “el fuego”.

Una dosis moderada de picante favorece la digestión y ayuda a quemar calorías.

Diferenciar el hambre de la sed

Cada vez que creas que tienes hambre prueba a beber porque a menudo las sensaciones se confunden. Además, según la Universidad Charité de Berlín, aunque el agua no provoca la pérdida de peso por sí misma, sí que tiene un efecto de apoyo para la pérdida de peso cuando se combina con una dieta baja en calorías.

Con lo que estarás matando tres pájaros de un tiro: calmarás tu sed, estarás más hidratada y te ayudará a perder peso. Con todos estos consejos conseguirás tener una mej