Jarra de agua alcalina

Disfruta de todos sus beneficios:

Agua Alcalina, Filtrada, Ionizada y Estructurada

Beber agua alcalina ayuda a protegernos de enfermedades, elimina toxinas y previene el envejecimiento prematuro.

Su alto poder antioxidante nos ayuda a mantener un equilibrio interior combatiendo la generación de radicales libres.

Sistema único de filtrado de 9 etapas

Un sistema exclusivo de filtrado que permite conseguir un agua con una calidad excelente:

· Con un pH de hasta 9,5
· Con un alto contenido en magnesio, muy beneficioso para nuestro cuerpo
· Alto poder antioxidante (hasta -600mV)
· Agua estructurada que penetra mejor en nuestras células
· Elimina hasta el 99,9% de cloro, bacterias, pesticidas y fluoruros
· Con un excelente sabor
· Ideal para beber y cocinar 

Obtén agua altamente saludable en tan solo 5 minutos

Gracias su filtro exclusivo, con una duración de hasta 1.100 litros, mantener una dieta sana y equilibrada es mucho más sencillo.

La jarra de agua alcalina de Hidrolux está fabricada con materiales 100% libres de BPA.

Su mantenimiento y limpieza son muy sencillos. Gracias a su indicador de cambio de filtros nos aseguraremos de mantener todas sus propiedades de manera eficaz.

Beneficios de beber agua alcalina

· Aumenta la hidratación de nuestro cuerpo y mejora la hidratación de la piel.

· Es un antioxidante muy efectivo.

· Aumenta la energía al incrementar los niveles de oxígeno en sangre.

· Neutraliza el exceso de radicales libres que nos enferman y envejecen.

· Es ideal para combatir la retención de líquidos.

· Nos ayuda a la desintoxicación de nuestro organismo.

· Mejora el metabolismo y ayuda a la absorción de los alimentos.

· Disminuye el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

· Aumenta la capacidad de atención, la claridad mental y el estado de alerta.

El agua alcalina mantiene nuestra piel hidratada

Al eliminar toxinas, el agua alcalina mejora la elasticidad y consigue que la piel esté más sana.

Manteniendo un pH equilibrado aseguramos que los nutrientes se absorban más eficazmente. Así conseguimos una piel más suave y libre de imperfecciones.

Ducha sin cloro

Regula el pH del cuerpo

Colageno y vitamina C

Favorece la eliminación de radicales libres

Efecto masaje y aromaterapia

Alto poder antioxidante

Ahorro de agua y cremas

Disminuye el riesgo de enfermedades

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE EL AGUA ALCALINA

El concepto pH o “potencial de hidrógeno” se aplica a todos los líquidos y hace referencia al nivel de iones de hidrógeno que estos contienen. Se considera pH neutro al que tiene un valor de 7. Por debajo estamos hablando de elementos ácidos y por encima, de alcalinos. El agua alcalina es agua con un pH superior a 7, obtenido mediante la adición o el aumento de la concentración de minerales alcalinos con los que se consigue aumentar su pH. Los minerales alcalinos alcalinizan el agua, además aportarle partículas de oxígeno. Los minerales alcalinos más habituales que contiene el agua alcalina son el magnesio, el potasio, el sodio y, por supuesto, el calcio.

Actualmente llevamos un estilo de vida que hace que, en definitiva, nuestro organismo se encuentre en un estado de acidez mucho mayor al que nos correspondería. El estrés, la contaminación, las dietas ricas en grasas no saludables y la actividad física intensa son algunos de los factores que favorecen la acidificación de nuestro organismo. Nuestros cuerpos se van acidificando, perdiendo su equilibrio natural ácido/alcalino. Un cuerpo demasiado ácido constituye el caldo de cultivo ideal para que las enfermedades se manifiesten. Para neutralizar este exceso ácido, nuestro cuerpo reacciona tomando calcio de nuestros huesos, y el magnesio necesario para la salud del corazón. El agua alcalina supone un buen aliado para nuestra salud, ya que facilita la neutralización y posterior eliminación de los ácidos que se generan en nuestro organismo, ayudándole a restablecer el equilibrio en el pH y aportando minerales alcalinos. 

Dependerá de nuestros hábitos alimenticios y estilo de vida. Lo ideal es mantener un equilibrio, tratando de reducir los índices de acidez con una dieta e ingesta de agua apropiadas. El agua alcalina como tal debe de tener un valor de pH situado entre 8,0 y 9,5. El agua proporcionada por nuestra jarra AlkaPlus se encuentra en ese rango de pH a lo largo de la vida estimada de su filtro.

Significa potencial de oxidación-reducción y se mide en mili voltios.  Puede tener valor positivo (oxidante, roba electrones) o negativo (antioxidante o reductor, dona electrones). El potencial Red-Ox se puede medir en el rango de +/- 2000 mV, a mayor valor negativo de mV mayor poder antioxidante. Un antioxidante es una molécula capaz de retardar o prevenir la oxidación de otras moléculas. Las reacciones de oxidación producen radicales libres, los cuales aceleran el envejecimiento y se les atribuye el origen de gran cantidad de enfermedades. El agua antioxidante cuenta con un ORP negativo, y se utiliza para conseguir una mayor hidratación. Es deseable que el agua alcalina tenga un valor de ORP negativo a fin de potenciar sus beneficios, especialmente para beber. La Jarra AlkaPlus de Hidrolux, proporciona valores en el agua de ORP de hasta -600 mV.. Dicho valor variará dependiendo de la calidad del agua del grifo utilizada y del grado de uso del filtro.

Es importante mantener un equilibrio en el pH de la sangre, ya que un nivel de acidez alto nos predispone a enfermar de manera considerable. Por lo que es vital para la salud que nuestra sangre cuente con un pH ligeramente alcalino, de 7.35 y 7.45. El objetivo de aportar alcalinidad a nuestro cuerpo es ayudar a contrarrestar las pequeñas caídas en el valor del pH que se puedan producir en nuestra sangre, pero no es suficiente con tomar agua alcalina para lograr un equilibrio. En cambio, una dieta equilibrada con más alimentos alcalinos, como frutas y verduras, y una buena hidratación pueden resultar muy saludables. Si decides incluir agua alcalina a tu régimen saludable, busca cómo complementarlo. Pregúntale a tu médico o especialista en nutrición qué puedes añadir y/o quitar para lograr un correcto equilibrio de tu pH. Recuerda que siempre hay que buscar el equilibrio. Un equilibrio estable de ácidos y de bases es esencial para la salud. Tomada diariamente como medida preventiva, el agua alcalina, como complemento a una alimentación sana y equilibrada, es uno de los factores que pueden ayudar a la paliar multitud de síntomas de enfermedades.

El agua alcalina es especialmente recomendable para los deportistas. Entre otros beneficios, mejora la capacidad amortiguadora del cuerpo, reduciendo la fatiga, y regulando la acidez que se produce al realizar ejercicio intenso. Cuando el cuerpo está en una situación de sobre esfuerzo, además de sufrir deshidratación, los ácidos se incrementan en grandes cantidades y el ácido láctico se acumula en nuestros músculos, lo que disminuye enormemente la producción de energía. Para ayudar a evitarlo, resulta muy recomendable hidratarse con agua alcalina antes, durante y después del ejercicio. Además, si el atleta se hidrata previamente a la actividad deportiva con agua alcalina, podrá mejorar su rendimiento, ya que el ácido láctico es lo que provoca que nuestros músculos se cansen más rápidamente y tengan sensación de estar acalambrados. De hecho, muchos atletas de élite han incorporado ya en sus planes de entrenamiento la hidratación con agua alcalina, y por ello algunos gimnasios venden botellas de agua alcalina.

Beber agua en general es muy recomendable para la pérdida de peso por un par de razones: por una parte, nos produce sensación de empacho, actuando como supresor del hambre; y por otra parte, si el agua además es alcalina, ésta nos ayuda a equilibrar el pH de tu cuerpo, y con ello los desechos ácidos encapsulados en grasa y almacenados en él para protegerlo, que ya no tendrán razón de ser.Además, el agua alcalina limpia los receptores, mejorando así el metabolismo, haciendo que se asimilen mejor los nutrientes ingeridos, de forma que favorece la digestión de los alimentos neutralizando la hiperacidez gástrica. También puede ayudarnos en nuestros objetivos de pérdida de peso por la descomposición de grasas esenciales en los alimentos que produce, a la vez que reduce la sensación de hinchazón del estómago.

No exactamente. Es cierto que se suelen notar mejorías en la sintomatología de algunas afecciones y molestias. También puede contribuir a prevenir dolencias y enfermedades. El eliminar la acidez y permitir trabajar a las células hace que el cuerpo funcione mejor, evitando algunas situaciones y mejorando otras. Sin embargo, esto no significa que el agua sea una cura, ni mucho menos. Debemos cuidarnos en todos los aspectos para gozar de buena salud y para evitar que las enfermedades lleguen a manifestarse, y aquí el agua alcalina sí puede ayudarnos, ¡y mucho!

Para una correcta hidratación, la recomendación general es que adultos consuman unos 8 vasos de 200 ml al día y los niños unos 8 vasos de 120 ml. No existe una pauta o recomendación general sobre que parte de ella debería ser agua alcalina. Fijar una cantidad en general es relativo ya que las personas son diferentes, según su edad, peso, talla y actividad. Por lo tanto, lo aconsejable es que preste atención a su cuerpo y beba la cantidad de agua alcalina que le resulte más beneficiosa, y observe en qué horas del día le sienta mejor. Con un vaso de agua alcalina al día en ayunas es probable que empiece a percibir sus beneficios. Sin duda lo más coherente es que cada persona defina ella misma la cantidad de agua alcalina que le conviene, siempre con la supervisión de un especialista.

Durante la etapa inicial del embarazo, el cuerpo de la madre pierde una gran cantidad de minerales alcalinos. Estos minerales son aportados por la madre para la construcción de la placenta y para neutralizar los ácidos vertidos por el feto en su interior, durante los nueve meses de gestación. Esta extraordinaria necesidad de alcalinidad se produce mientras la madre duerme. La recolección de estos minerales alcalinos tiene como resultado un aumento de la acidez en el cuerpo de la mujer, dando lugar a las comunes náuseas matutinas. Beber agua alcalina podría proporcionarle las reservas de alcalinidad suficientes que una mujer embarazada necesita para asegurar tanto la salud de su bebé como la suya propia durante el embarazo. Aunque siempre deberá consultar a su médico especialista y consumirla bajo su supervisión. 

Sí. Pero se aconseja cambiar el agua al menos una vez al día, ya que su poder antioxidante se va perdiendo con el paso de las horas, y más todavía en un recipiente abierto.

Es probable que desde el primer día notes más vitalidad, hidratación, bienestar general, mejor digestión, mejor descanso… Pero los efectos o mejoras importantes, deben esperarse tras algunas semanas o incluso meses de ingesta de agua alcalina.

Sí. Podremos filtrar y alcalinizar cualquier agua potable o mineral con una jarra filtrante alcalina. Pero debemos tener en cuenta que los filtros de las jarras, por su reducido tamaño, apenas podrán eliminar el exceso de cal que pudiera contener el agua de la red, por lo que si el agua a filtrar o alcalinizar contiene un elevado contenido de cal, el agua resultante también lo tendrá. Por ello, desaconsejamos utilizar jarras filtrar y/o alcalinizar agua con excesiva dureza o contenido de cal.
Por supuesto. Además será particularmente aconsejable en este caso, dado que el propio proceso de purificación mediante membrana de ósmosis acidifica el agua debido a la eliminación de los minerales alcalinos contenidos en el agua de la red. Nuestra jarra AlkaPlus alcaliniza perfectamente el agua tratada con un equipo de ósmosis y le añade una considerable cantidad de minerales alcalinos.
Claro que si. Y le animamos a que observe la mejora que se produce en el sabor de éstos al emplear el agua alcalina de nuestra jarra AlkaPlus para elaborarlos.

El sabor del agua suele mejorar, pero el resultado final lógicamente dependerá del sabor del agua de partida, de la calidad y composición del filtro, y de sus preferencias personales.

Sí. Además puede introducir la jarra AlkaPlus con el agua filtrada en la puerta de su frigorífico.

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LA JARRA ALCALINA

No. Siempre deberemos usar agua “apta para el consumo humano y preferiblemente no muy dura”, para proteger nuestra salud. Si partimos de agua potable, el filtro exclusivo de AlkaPlus, con sus 9 etapas de filtración, mejorará considerablemente la calidad del agua antes de consumirla.

Observará que nuestro filtro es transparente. No lo es porque ello mejore su rendimiento, sino porque así hacemos visibles las distintas capas de su composición, cada una de ellas con sus diferentes minerales. Sus 9 etapas de filtración no tienen parangón, y su vida útil triplica a la de la mayoría de filtros del mercado. Eliminar el cloro, y así mejorar el sabor del agua es muy sencillo. Pero únicamente un filtro de excelente calidad como el de AlkaPlus es capaz de eliminar prácticamente la totalidad de los metales pesados, el flúor y los pesticidas que pueda contener el agua. El carbón con plata activado no solamente impide la proliferación de bacterias en el filtro y en el agua filtrada, sino que también es capaz de neutralizar las que pudiera contener el agua que vamos a filtrar.

El Somelite consiste en una extensa mezcla de minerales procedentes de una particular arena de coral. Durante el proceso de filtrado del agua, sus minerales la impregnan, transformándola en un agua deliciosa con un contenido mineral muy equilibrado. También alcaliniza el agua y mejora su sabor. Por último, la porosidad característica de la arena de coral absorbe y elimina gran cantidad de metales pesados y otras sustancias nocivas.  

Los imanes actúan energéticamente sobre el agua estructurándola, devolviéndola a su estado natural: agua hexagonal (clusters de 6 moléculas) En este estado el agua se organiza en racimos más pequeños, convirtiéndose en agua más hidratante y depurativa.
Unos 1.100 litros. Aproximadamente 1 año de uso a razón de 3L/día. No se debe alargar la vida del filtro más allá del año para evitar posibles riesgos de contaminación del mismo.

En Corea del Sur. Debemos tener en cuenta que prácticamente la totalidad de los filtros, equipos de osmosis inversa y jarras filtrantes proceden de Asia. En España tenemos experiencia en la comercialización y uso de dichos sistemas, pero nuestro conocimiento y experiencia en su fabricación queda muy lejos del de países como Korea del Sur o Japón, donde durante siglos han atribuido al agua un valor e importancia muy superiores al que se le ha dado en occidente.