Del agua alcalina al agua hidrogenada

Vamos a halar sobre las diferencias entre agua alcalina y agua hidrogenada. Cada vez es más frecuente encontrar en supermercados especializados alimentos funcionales enriquecidos, que mejoran las funciones orgánicas y reducen el riesgo de contraer enfermedades.

 Este tipo de alimentos son perfectos para mantener una dieta equilibrada y saludable, dado que contienen minerales, vitaminas, ácidos grasos, fibra alimenticia o antioxidantes.

Actualmente existe una corriente nacida en Japón que se suma a la tendencia de añadir componentes activos al agua con efectos beneficiosos y mejorar el bienestar de las personas. Dicha tendencia avala que beber a diario aguas funcionales como el agua hidrogenada y el agua alcalina son beneficiosas para nuestra salud. El agua funcional es agua mejorada y activada a la cual se le añaden minerales y otros componentes. Y para ello, ya existen empresas que venden dispositivos especialmente diseñados para la elaboración de aguas funcionales y saludables en casa.

Estamos hablando de aparatos de agua alcalina ionizada, idóneas para beber y cocinar, así como desinfectar y esterilizar. El agua electrolizada alcalina o agua ionizada alcalina tiene un pH entre 8 y 10, y es eficaz para reducir del organismo especies reactivas de oxígeno patógenas.

Una de las aguas funcionales más investigadas es el agua hidrogenada, que tiene un pH equilibrado, con potencial de óxido/reducción negativo y capaz de contrarrestar las especies reactivas de oxígeno. Esta tiene moléculas de hidrógeno, con un alto valor terapéutico. Se trata de un agua ligeramente alcalina con un pH entre 7 y 7,5, parecido al de la sangre, 7,35 con un efecto altamente antioxidante. Es más, es la bebida más antioxidante que existe. La característica de no alterar el pH es una de las diferencias entre agua alcalina y agua hidrogenada.

Para ser más concretos, el H2 es un gas inocuo e insípido que actúa a nivel celular como antioxidante. Mediante la reducción selectiva de radicales de oxígenos citotóxicos, permite eliminar del organismo los radicales libres. Si quieres conocer el proceso de eliminación de los radicales libre, sigue leyendo nuestro post de los beneficios del agua hidrogenada.

No podemos evitar mencionar el estrés oxidativo, una de las grandes causas de las enfermedades más comunes a día de hoy. El agua hidrogenada tiene un gran potencial como antioxidante en aplicaciones preventivas y terapéuticas, protegiendo así de los daños oxidativos. Es un modificador de la expresión genética y ayuda en las patologías en las que el estrés oxidativo altera la expresión de los genes causando daño celular.

El exceso de radicales libres de oxígeno genera condiciones patógenas, como una alimentación poco saludable, el estrés y otros factores que dañan de forma progresiva el ADN, desencadenando enfermedades crónicas. El agua hidrogenada es de gran ayuda como tratamiento y mantenimiento de una buena salud. Al promover cambios en la expresión del ADN, es beneficioso para los niveles de proteínas, pro inflamatorias, proalérgicas, prooxidantes y proapoptóticas.

El H2, entre sus propiedades atribuidas, se difunde rápidamente en las células y tejidos. Por ello es muy eficaz contra los daños del estrés oxidativo, anti inflamatorio y anti alérgico.

Además, ayuda a mejorar el rendimiento físico y combate el envejecimiento celular.

Beber agua enriquecida con hidrógeno es muy práctico. Es un remedio ecológico con un alto poder antioxidante. Ingiere agua hidrogenada obtenida mediante electrólisis. No tendrás que cambiar tu rutina, solo beber agua previamente hidrogenada y disfrutar de sus innumerables beneficios. Las diferencias entre agua alcalina y agua hidrogenada son importantes y ayudan a combinar ambas aguas para cuidar nuestra salud.

Fuente: Discovery Dsalud

25 mayo, 2016|